viernes, 17 de abril de 2015

(D. F. 44) LOS DIARIOS DE MIRIAM


Según decían los diarios de Miriam, poco después de encerrarse en el refugio con Arturo, unos ladrones trataron de entrar; Casandra se preguntó, quien podría querer entrar a robar en un refugio cuando se está terminando el mundo, probablemente mutantes, supervivientes buscando refugio o tal vez… No aquello era demasiado monstruoso. Al principio, en los primeros meses, Arturo fue amable con su hermana.
 ─ Ahora no hay nadie que nos diga que tenemos que hacer hermanita ─ le decía.
 A pesar de la ausencia de sus padres, fueron tiempos relativamente felices. Aunque ella a veces quería leer y estudiar como había hecho hasta aquel entonces, su hermano le criticaba por ello. Siempre dejaban las cosas de cualquier manera, tan solo cuando los restos de comida y la ropa empezaba a estorbar, empezaban a ordenar aquel desaguisado, pero la pereza siempre podía con ellos y terminaban dejando sus labores a medias, total nadie vendría a decirles que hacer o no. Bajo la vivienda había un gimnasio con piscina, donde intentaban mantenerse en forma, a veces se tomaban todo aquello como un juego.
Pasaron los años y Miriam empezó a experimentar cosas que nunca antes había sentido, incomprensibles para ella, como sangrar sin estar herida. Cuando le preguntó asustada a su hermano este le dijo que era la regla y no tenía de que tener miedo, que le pasaba a todas las niñas cuando se convierten en mujeres; su cuerpo cambió y empezó a ver a su hermano de forma diferente, también él la mirarla de otra forma distinta, una vez lo sorprendió en su habitación desnudo y tocándose su miembro erecto, cuando le preguntó que estaba haciendo, este la hecho de allí sin darle más explicaciones; minutos más tarde la buscó para contarle que eran hermanos y por esa razón no podían hacer ciertas cosas que hacen un hombre y una mujer por muchas ganas que tuvieran. Después de aquello trató de coincidir lo menos posible con ella, que se sentía cada vez más sola y desamparada, hasta que una noche mientras dormía, el entró en su habitación.
 ─ Esto en otras circunstancias estaría mal, pero estamos solos y no hay nadie que nos pueda juzgar ─ dijo Arturo susurrándole en el oído.
 ─ ¿Qué quieres decir?
 ─ No te preocupes, no te haré daño. Su hermano empezó a desnudarla acariciándola y besándole por todo el cuerpo. Aquella primera vez le dolió un poco, pero pronto se convirtió en una costumbre de la que ninguno de los dos podía pasar, hasta que un día empezó a sentir nauseas y a rehuir de Arturo, su cuerpo empezó a sentir nuevos cambios, empezó a engordar y su hermano se enfadó con ella.
 ─ ¡Estás embarazada! ¡¿Por qué has tenido que quedar embarazada?! 
─ ¡¿Qué?! ¡No lo sabía y tampoco se como evitarlo!
 Sufrió mucho cuando dio a luz, escuchó los llantos de su hijo y perdió el conocimiento. Cuando despertó, Arturo le dijo que había estado apunto de morir, ella le pregunto por su hijo y él le dijo que había muerto al poco de nacer. Ella lloró, le costaba soportar la pérdida de su hijo y tendía a echar a su hermano cuando venía a verla, de tal modo que solo venía para traerle comida y bebida. Le costó mucho reponerse, pero finalmente se decidió a salir de su habitación. Cuando Arturo le preguntó como estaba, ella permaneció en silencio, cogió algo de comer y volvió a encerrarse en su habitación. Solo salía para ir al gimnasio cuando presentía que su hermano estaba durmiendo. Las pocas veces que coincidían, comprobó que también el comportamiento de su hermano se había vuelto más hosco. Un día mientras ella dormía, Arturo entró en su habitación, trató de echarlo como en otras ocasiones, pero él era más fuerte y la forzó…

 Jotacé.

2 comentarios:

  1. Ahora está claro la actitud tan hostil cuando estuvo en una sociedad utopica.
    El diario describe a alguien que fue sobrepasado por las circunstancias. Y eso de que la civilización se esté terminando es una circunstancia extremadamente adversa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aún no está todo contado. Gracias Demiurgo, tus comentarios me ayudan un montón a la hora de confeccionar la historia.

      Eliminar