viernes, 24 de abril de 2015

(D. F. 45) LA VERDAD SOBRE ARTURO


 …Aquella fue la primera vez que Arturo la forzó a yacer con ella, Miriam intentó defenderse inútilmente y él la abofeteó, luego le agarró de las manos le arrancó la poca ropa que llevaba puesta y la penetró, cuando estaba apunto de eyacular, sacó su miembro para seguidamente correrse sobre el cuerpo desnudo de su hermana. 
 Así era como terminaba el tercer cuaderno de las memorias de Miriam. Casandra un tanto turbada por lo que acababa de leer cerro la libreta, cogió aire y se dispuso a abrir otra; En ese momento apareció Adrián por el pasillo, sobresaltándola.
 ─ Ey, no me has despertado para que te sustituya en la guardia. Creía que te habías quedado dormida ─ dijo en voz baja.
 ─ Me has asustado ─ contestó Casandra. 
─ No, en realidad estaba absorta con esto.
 ─ Esta bien, descansa un rato, ya sigo yo con la guardia… y déjame algunos de esos diarios, me vendrá bien un poco de lectura.
 Casandra le dejó los cuadernos que se acababa de terminar, llevándose el resto con ella. Después de entrar en el cuarto de baño, ya un poco más limpio de cómo lo habían encontrado al llegar al refugio, se acomodó en la habitación como pudo cerca de la puerta para seguir leyendo los diarios a la tenue luz proveniente del pasillo. 
 El resto de los diarios eran una consecución de abusos y vejaciones de Arturo a su hermana, la cual llego a vivir como un auténtico animal, ni tan siquiera se molestaba en ponerse algo de ropa, para evitar que su hermano se la rompiera como las primeras veces. De tanto en tanto aparecía con un cubo de agua y la obligaba a lavarse y a limpiar la habitación. 
 Casandra fue pasando de una libreta a otra, saltándose los párrafos más terribles y duros hasta que cansada y un tanto horrorizada, decidió ir directamente a la última libreta. A pesar de las precauciones de Arturo, este la volvió a dejar embarazada, como ocurriera otras tantas veces a lo largo de los años en los que inevitablemente termino el acto sin poder evitar contenerse. En cuanto Miriam empezó a sentir los primeros síntomas, como en las otras ocasiones, tomo la determinación de evitar pasar nuevamente por todos aquellos sufrimientos. Un día aprovechando que Arturo dormía fue hasta la inmensa despensa, cogió un bote de pastillas. Según Arturo, servían para curar enfermedades y dolencias, pero si te las tomabas de golpe podías llegar morirte, por esa razón debían ir con cuidado, le llegó a prevenir en más de una ocasión. Miriam se tomo un bote entero, escribió algunos renglones cada vez más torcidos de despedida, describiendo los síntomas de las pastillas.
 “Antes de morir esconderé estos diarios donde mi hermano no pueda encontrarlos, como siempre he hecho. Si alguna vez alguien más tiene la oportunidad de leerlos que sepa quien es en realidad.” 
 Aquella fueron sus últimas palabras. Inevitablemente Casandra empezó a llorar por Miriam y a pesar de ser un llanto ahogado y casi silencioso, despertó a Julia, dormida unos metros más lejos.
 ─ ¿Qué te pasa?
 ─ Toma, lee ─ respondió Casandra con voz ronca, pasándole una de las libretas al azar. 
Julia empezó a leer y durante unos minutos permaneció en silencio, pero al ver la crudeza allí descrita y como era en realidad Arturo, el hombre con el que ella llegó a compartir lecho, sintió unas nauseas terribles, arrojó la libreta al suelo y corrió al cuarto de baño para vomitar de pura repugnancia. Ahora empezaba a entender muchas cosas.

 Jotacé

7 comentarios:

  1. Uff, he sufrido un palpito Juan Carlos... me dejas sin palabras... mi admiración compañero, besos.

    ResponderEliminar
  2. Llama la atención como se comporta normalmente mientras fue huesped de la ciudad subterránea. No parecía perturbado.
    ¿Se puede disimular semejante aspecto retorcido?
    ¿Son confiables los diarios de Miriam?
    Bien llevada la historia.

    ResponderEliminar
  3. Llama la atención como se comporta normalmente mientras fue huesped de la ciudad subterránea. No parecía perturbado.
    ¿Se puede disimular semejante aspecto retorcido?
    ¿Son confiables los diarios de Miriam?
    Bien llevada la historia.

    ResponderEliminar
  4. La de veces que vemos en los medios de comunicación, que alguien aparentemente normal según sus vecinosvecinos, resulta ser un asesino, terrorista o algo peor.

    ResponderEliminar