viernes, 27 de octubre de 2017

A ESO DE LAS CINCO DE LA MAÑANA

A eso de las cinco de la mañana me ha despertado mi estómago (Se avecinaba tormenta). A las siete y después de dar un montón de vueltas en la cama, lo que yo creía producto de una cena indigesta, hizo su efecto, ahorraré los detalles, pero me tuve que quedar un buen rato recogiendo tal desaguisado. A las nueve menos algo, estaba en el cuartel de la policía nacional, para sacarme el pasaporte (veremos a ver si me sirve). Luego fui a trabajar, por el camino me compre una coca cola, que dicen corta la di... en este caso no funcionó y a las dos horas estaba regresando a casa, con fatigas, mareos y un leve dolor de cabeza. Aquí en casa he tenido que visitar al amigo "roca" unas cuantas veces, sin apenas poderme levantar. Aquí al lado escuchaba a los obreros del edificio que están construyendo, y por el móvil me va llegando la información sobre Cataluña, creo que ya somos independientes. No quiero ser agorero para mis amigos independentistas, pero... ¿Qué durará más? ese malestar estomacal (que no tiene nada que ver a todos esos eventos de los que he sido casi ajeno) o la independencia de Cataluña?

sábado, 15 de julio de 2017

¡¿CÓMO COÑO LO HACES?!


Como cada sábado el parking del centro comercial estaba a rebosar y Jota se vio obligado a dar unas cuantas vueltas, antes de decidirse a bajar a la segunda planta, encontrando sitio entre una peligrosa columna y un enorme monovolumen que ocupaba más sitio del correspondiente. Para poder localizar el coche, le hizo una foto a la combinación de letra y número pintados en la columna, ya en la entrada del centro se veía mucha gente entrando y saliendo, hombres y mujeres solos que iban a comprar o pasar un rato, parejas jóvenes que prácticamente se quedarían a  pasar el día, grupos de amigos o familias enteras. Pronto sería el día de todos los santos y la mayoría de los escaparates estaban adornados al estilo anglosajón, con falsas telarañas, calabazas y murciélagos, también había alguna que otra tienda ya con adornos navideños. Jota subió un par de plantas y fue directo a la cafetería, donde había quedado con su amigo Paco, que lo esperaba ya sentado en una mesa, desayunando un café con leche y un cruasán, mientras flirteaba con una de las camareras, a pesar de la cara de mosqueo del encargado; los dos amigos se saludaron estrechándose las manos, la camarera le tomó nota y se marchó por fin a servir otras mesas.                                                                                                                             
─ Bueno, tú dirás porque hemos quedado aquí tan temprano─ preguntó su amigo con una sonrisa.                                                                                                                   
─ Esta noche tengo la cena con Mónica y como siempre dices que no se vestir bien, necesito que me ayudes a comprar algo de ropa.                                               
─ ¿Mónica? ¿Quién es Mónica?                                                                                   
─ Es mi vecina, la chica que me encontré cuando lo del incidente del billar y por la que me he tirado tanto tiempo de baja.                                                                      
─ ¡Ah sí, vale! ¿Pero no me dijiste que estaba saliendo con alguien?                 
─ Sí, pero la salve de su ex novio y está agradecida, además el nuevo es un anciano.                                                                                                                             
─ ¡Quién sabe, a lo mejor triunfas y todo!                                                              
En ese momento apareció la camarera con el desayuno de Jota y la nota con la cuenta, que se la entregó directamente a Paco.                                                      
─ ¡Oh no guapa, hoy le toca pagar a mi amigo!─ contestó Paco pasándole el platito a su compañero.                                                                                           
Jota sacó un billete de diez y lo puso en el platito, la chica lo cogió y se lo llevó.                                                                                                                                         ─ ¿Dónde estábamos? A sí. Con el rollo de la pierna rota, estarás desesperao por echar un polvo y si dices que el nuevo novio de la chica es un viejo…                                                 
En ese momento volvió a interrumpirles la chica, dejando el platito con la vuelta.                                                                                                                                     
─ Dile a tu amigo que revise el recibo que la propina le toca a él─ le dijo la chica a Jota, guiñándoles un ojo, dio media vuelta y se fue a atender otras mesas.                                                                                                                  
Antes de que Jota pudiera revisar la nota, Paco ya se había hecho con ella y se la mostraba, con el nombre y el número de móvil de la chica en la parte de atrás.                                                                                                                        
─ ¡Qué cabrón! ¡¿Cómo coño lo haces?!─ preguntó Jota desconcertado.                       
─ Hablando colega, hablando.                                                                                       
─ ¿Hablando, de qué?                                                                                         
Pocos minutos más tarde, los dos amigos andaban por los pasillos del centro comercial, camino de una de las muchas tiendas de moda.                                              
─ Mira Jota, a ti te gusta mucho leer. ¿Qué es lo primero en lo que fijas cuando compras un libro?                                                                                                                   
─ Bueno, supongo que en la portada y en el título, luego miro la sinopsis.            
─ Exacto, pues si quieres que una tía se fije en ti, tienes que ofrecerles una portada que les atraiga, o sea, tienes que saber vestir y si ya a la hora de presentarte, lo haces con algo de gracia eso es como la sinopsis y a lo mejor con mucha suerte, a la chica le entran ganas de leer el resto del libro.                                   
─ Entonces me presento y les cuento un chiste.                                                       
─ Hombre, tampoco es eso. Mira entremos aquí.                                                
Los dos amigos entraron en una de las tiendas, sección de caballeros y empezaron a mirar en los percheros, Jota lo hizo al azar, pero su amigo le cogió del brazo y lo llevó a la sección de camisas.                                                                     
─ ¿Os puedo ayudar en algo?─ preguntó uno de los dependientes, con una gran sonrisa.  
─ No gracias, solo estamos mirando─ contestó Paco.                                            
El hombre dio media vuelta y se fue a atender a otros clientes.                                   
─ ¿Has visto a ese tío? Tiene planta de gim y sabe vestir, para que las tías y personalmente creo que en este caso también los tíos se fijen en él. Tú que eres poco amigo del deporte, hay que encontrarte una buena portada, que disimule tus carencias.                                                                                                             
─ Hombre gracias.                                                                                                             
─ Perdonad chicos. ¿Necesitáis ayuda? ─ se ofreció ahora una atractiva dependienta.                                                                                                                           
─ Precisamente, le estaba comentando a mi amigo que necesitamos un punto de vista femenino. Verás, él tiene una cita muy importante esta noche y necesita ir hecho un pincel.                                                                                               
─ Claro, ¿Qué estáis buscando más o menos?                                                          
La compenetración entre Paco y la dependienta para asesorar a Jota era total, cada vez que salía del probador parecían más compenetrados, al salir de allí, Jota llevaba una bolsa con una camisa nueva y una americana y su amigo Paco con el número de teléfono de la dependienta.                                                                    
─ ¿De qué hablabas con la chica todo el rato?                                                                      
─ De moda claro.                                                                                                              
─ Pues sí que entiendes tú del tema.                                                                              
─ Tampoco tanto, con llevarle la razón y repetir alguna cosa que ya ha dicho ella como si saliera de ti ─ pararon delante de una farmacia─. Espérame un momento, mi madre me encargó aspirinas.                                                                           
Jota esperó fuera, sin poder dejar de mirar disimuladamente a las diversas mujeres que pasaban por allí. Cuando salió su amigo siguieron con su recorrido, entrando esta vez en una zapatería.                                                                   
─ El calzado también es importante, las mujeres se fijan mucho en eso.              Nuevamente, algo parecido a lo vivido en la tienda anterior volvió a repetirse en la zapatería y Jota salió con un par de zapatos nuevos y Paco, con otro teléfono para su colección. Entre tienda y tienda, las horas fueron pasando y a Jota le tocó volver a invitar a su amigo, esta vez en el burguer, fueron temprano, así se evitarían colas innecesarias, para luego terminar más tranquilos las compras, cuando la mayoría de la gente estuviera ya comiendo.                     
─ Mira Jota, luego entramos en el super y compramos una botella de Rioja, que si esa chica te ha invitado a cenar después de tantos meses, esta buscando que la pongas mirando a la Cuenca y pim pam, pim pam─ aseguró haciendo un movimiento obsceno, que algunos padres de familia en las mesas cercanas vieron con cierto desagrado.         
─ ¡Pero que burro eres colega!                                                                                       
─ ¡¿Qué?! ¡¿Qué no?! ¡Ya me contarás mañana!─ contestó su amigo soltando una carcajada.                                                                                                              
Cuando terminaron de comer, pasaron por el super, como su amigo había sugerido y más tarde por una última tienda, para comprarle unos pantalones “decentes”, como habían imaginado, la afluencia de gente a aquella hora había menguado y en la tienda donde entraron, tan solo había una aburrida chica, que como en las ocasiones anteriores les asistió ayudándoles a elegir entre varios pantalones. Jota entró en uno de los cambiadores y empezó a probarse las distintas prendas. Durante los minutos que estuvo quitándose y poniéndose pantalones, le pareció escuchar, extraños gemidos y risas que venían de otro de los probadores; cuando salió con los pantalones deseados en un brazo y el resto en el otro brazo, se encontró la tienda vacía, con el cartel de abierto hacia adentro, la puerta cerrada y ni rastro de Paco o la dependienta; desconcertado fue nuevamente a los probadores, a la puerta de donde salían los gemidos.                                            
─ ¡¿Paco?!─ llamó                                                                                                           
─ ¡Un minuto!─ respondió la voz de la dependienta.                                                
─ ¡Mejor cinco!─ aclaró su amigo.                                                                                  
─ ¡Estás loco! ¡Ha, ha, ha!─ exclamo la chica entre risas.                                        
Luego siguieron más gemidos, resoplidos y exclamaciones de placer, Jota buscó un sitio donde meterse lejos tanto de los sonidos llegados del probador, como de la vista de los transeúntes que se paraban a mirar el escaparate desde la parte de afuera.                                                                                        
─ ¡Joder, qué cabrón! ¡Ya no sabía dónde meterme! ¡Media hora ahí metidos y encima salís dos minutos antes de que llegara el encargado!─ exclamó Jota mientras se dirigían al aparcamiento, minutos más tarde.                                 
─ Sí, vaya cara de idiota tenía el pavo ¡Ha, ha, ha! “¿Dónde está la gente, solo han entrado dos?” ─ se burló Paco imitando la voz del encargado.                      
─ ¡Como te pasas, colega!                                                                                             
─ ¡Sí que me lo paso bien, todo lo bien que puedo! ¡Y tú deberías hacer lo mismo en vez de pensarte tanto las cosas!                                                                                 
Poco después los dos amigos se despedían en el parking, Paco volvió al interior del centro comercial, quería ver una película en los Multicines mientras se decidía a cuál de todas las dependientas llamaría para salir esa noche, a menos claro que apareciera otro plan mejor.                                                               
Jota tardó un buen rato en encontrar el coche y cuando por fin dio con él, recordó la foto echa a la columna.                                                                                            
Esa tarde después de una ducha, cuando empezó a ponerse la ropa nueva, encontró en una de las bolsas, una pequeña bolsa de farmacia, en su interior había tres preservativos y una nota.                                                                                                                                                                                                               “Querida Mama.                                                                                                                
Perdóname si solo te he dejado tres aspirinas para tus jaquecas, pero ya sabes que yo sufro de migrañas crónicas.                                                                                                                                                                Paco.”                                                                                                                                                                                            
─Qué cabronazo─ dijo para sí Jota, guardándose los preservativos en el bolsillo de la americana, con una sonrisa socarrona.                                                                                                                                                                                                                                                                                            Jotacé.   

miércoles, 21 de junio de 2017

EL COLECTIVO QUE PREDOMINA EN LOS CÓMICS ESPAÑOLES Y CONCURSO


Recientemente, con el estreno del corto basado en HMPAMB de Daniel Estorach, volví a echarle un ojo a la versión en cómic, de El Torres y Julián López y no me preguntéis la razón, pero me di cuenta un echo un tanto significativo, de un colectivo con el que los dibujantes de Cómic, parecen especialmente obsesionados, el colectivo de los calvos. Entre villanos y héroes, salen unos cuantos calvos, algunos que sufren claramente de alopecia y otros que son calvos por afición y se ve claramente que se han rapado el pelo. 
Y ya si os fijáis en cómics más clásicos, como el Capitán Trueno, el Jabato o el Corsario de Hierro, cómics a los que era especialmente aficionado de niño, la calvicie predominaba entre los villanos y malandrines que poblaban aquellas entrañables viñetas.
¿Y qué me decís de Mortadelo y Filemón? Uno calvo, narizotas y con gafas y el otro... bueno Filemón no era del todo calvo, pero con dos pelos, tampoco se puede decir que tuviera una cabeza especialmente poblada.
¡Ah! Y ahora toca apoyar la versión del cortometraje, a ver si llega lejos y si se lo curran para buscar 
actores calvos. 😁   





https://hoymehapasadoalgomuybestia.wordpress.com/2017/06/21/concurso-hmhpamb-del-papel-a-la-pantalla/
















😁https://hoymehapasadoalgomuybestia.wordpress.com/2017/06/21/concurso-hmhpamb-del-papel-a-la-pantalla/


viernes, 19 de mayo de 2017

UNA VEZ PUBLIQUE UN LIBRO.



Una vez publique un libro y desde entonces algunos me llaman escritor; no importa que fuera en una editorial de esas de auto publicación en la que te ves obligado a pagar por anticipado por algo que has hecho tú, tampoco el tiempo que ha transcurrido desde entonces que lo publique, o el hecho de que inconscientemente tiendo a repetir las mismas faltas ortográficas (pero cada vez menos). Escribir no es mi oficio, es mi afición. Todo o casi todo lo que he escrito desde entonces ha sido publicado en este blog, mi blog, juank-elcuentahistorias.blogspot.com y casi todas las he firmado con el originas seudónimo de Jotacé y casi todo lo que he publicado aquí lo he compartido en redes sociales como Facebook o twiter, donde todo el que estuviera interesado pudiera leerme.
He de decir que tengo una gran cantidad de amigos deportistas aunque no les paguen por ello, igual que a mi no me pagan por escribir, aún así algunos conocidos, de esos que no compraron mi libro ni lo leyeron y que nunca se molestaron en leer alguna de las muchas entradas que publique en este mi blog, algunos me paran por la calle y me preguntan aquello de: "¿tú eres el que escribió un libro?" o peor aún "¿y para cuando el siguiente?" y claro a uno le entran ganas de preguntar lo de "¿Sí publico otro lo comprarás o te molestarás en leerlo?".
Y estoy seguro de que muchos por cumplir me dirán que sí, aunque luego seguro que no pueden ir a la presentación o se olvidarán por completo. No los culpo, todos tenemos vidas, pero al menos no mostréis falso interés.
A los amigos que os animéis a leerme si cae aquel libro que una vez escribí o algún otro si me llega la oportunidad, sabed que si no estáis obligados a leerlo entero si no os gusta, pero que si lo hacéis, no temo a las críticas, hasta las malas criticas, son mejor que la indiferencia.
sin más un saludo a todos.

domingo, 6 de noviembre de 2016

CIUDAD DORMITORIO (José Liñán Navarro)


(Foto de la Biki, del recital de Jose Liñan acompañado a la guitarra por Manel Cano: Aventureros con el corazón de escarcha) 


El Poeta Catalán Jose Liñan Navarro, autor del poemario El día que murió Sergio Algora, prepara ahora su segundo libro, Ciudad dormitorio, para lo cual necesita la ayuda de todo amante a las letras que este dispuesto a descubrir su poesía y para aquellos que ya la conocen y estén ya con el mono de deleitarse con más.
Con permiso de Jose y como la mejor forma de convenceros es mostraros parte de su arte, a continuación podréis leer un par de poemas, empezando por el que da título a su nuevo libro. 

Ciudad dormitorio

Ahora que somos una ciudad
en la que casi nunca pasa nada.
Ahora que quedó atrás la tempestad
pero no hay atisbo de calma.
Podríamos volver a quedar,
y reinventar la noche.
Traspasar de nuevo las fronteras,
sucumbir a la música electrónica.
Deambular entre la muchedumbre
y saltar sobre los charcos de pesimismo
que nos ha traído
ésta selva de asfalto y hastío
que algunos llaman
la edad adulta.
Sería muy fácil,
tu pondrías las drogas
y yo,
las ganas de besarte.
Ahora que cerca no es adverbio,
lejos siempre estamos
y puede que tal vez
no entendamos
el lenguaje que escuchamos,
podríamos quedar
en la belleza eterna de tu mirada
y ser siempre uno.

Ahora, si, ahora,
que ya sabemos que querían decir
Pavement,
cuando cantaban
“You´ve been choosen as an extra
in the movie adaptation
of the sequel to your life.”


Everton

Si hubieras visto
como palidecían las horas
y discurrían tristes
mientras Norman Whiteside
subía la banda
en blanco y negro.
Si hubieras visto
a Losada
violar el cielo de Leverkusen
con un penalty bastardo.
Si tuvieras en una mano
el centro
y en otra la nada,
sabrías
que nada
sucede
por
casualidad.
Si todo
fuera una parte
y la parte
fuera el fin,
sabrías
que nada
sucede
por
casualidad.
Si hubieras visto
como Gascoigne
gobernaba impune
todo el centro del campo,
antes de suicidarse
en alcohol.
Si hubieras visto
uno,
solo uno,
de los cinco mejores goles
que marcó en su carrera
Le Tissier,
sabrías
que nada
sucede
por
casualidad.

Como se que os ha gustado, aquí os dejo los enlaces tanto a su blog, donde podréis seguir disfrutando de su arte, como el enlace a su página en Verkami, donde podréis colaborar económicamente, para hacer realidad este proyecto; dicho enlace también lo podréis ver en el lateral de este mismo blog hasta que se cierre la convocatoria.


http://www.verkami.com/locale/es/projects/16066-ciudad-dormitorio



lunes, 31 de octubre de 2016

Guadalupe Plata - En este cementerio vs Plan 9, FELIZ HALLOWEEN DE TODOS LOS SANTOS y espectacular dibujo de Santiperez.



La gente, siempre obstinada sigue celebrando las viejas tradiciones, aunque estas cambien de nombre y se disfracen tras la máscara de nuevas creencias o religiones, de nuevas supersticiones, aunque a la tierra que veneraron nuestros ancestros la hayamos cubierto de asfalto para no ensuciarnos los zapatos que cubren nuestros pies.                       
De crío me enseñaron que la noche antes a todos los santos, la gente se recogía temprano y siempre temerosa en sus casas, asaban castañas que comían junto con otros dulces tradicionales, remojados con vino dulce Moscatel, que hasta los niños de mi época llegaron a probar, “pero solo un vasito” decían nuestras madres y que bien entraba en las ya frías noches de otoño, todo ello mientras según la tradición, se recordaba a los difuntos o se contaban historias de miedo, en mi época sustituidas por las películas de terror que emitían por televisión, vampiros, hombres lobo, zombies y otras terribles criaturas clásicas del cine. Al día siguiente, las familias visitaban a sus familiares ya fallecidos en el cementerio, quién los tuviera, en mi casa mis padres habían dejado a sus difuntos lejos, en el sur y se conformaban con visitarlos en el recuerdo, donde siempre están ahora ellos presentes, sin importar el día que sea.                                                                                                
Desde hace mucho, en la calle, las sombras creadas por la superstición, son disipadas por la tenue luz de las farolas y ya dejando atrás la niñez, se imponía salir fuera, para ir al cine, a ver una peli de género o a la discoteca, donde se empezaba a hacer patente la invasión yanqui, que a través de sus películas y series de televisión estaban introduciendo sus siempre seductoras costumbres, mezclándose con las de aquí, mucha gente acudía disfrazada de aquellos monstruos del cine clásico de terror; eso sí con la copa, podías comer castañas, panellets o cualquier otro dulce tradicional. Las chicas, reunidas en corrillos y disfrazadas de seductoras brujas, vampiresas o de novias del monstruo de Frankenstein, se reían de los fantasmas vivos (que los hay en abundancia), o huían de ellos, ya que los monstruos vivos, esos que acechan en el interior de nuestra mente, son siempre más temibles que los muertos, creados por las sombras de la noche, donde las cosas siempre se ven distorsionadas, ya sea por la oscuridad, el sueño, los vapores del alcohol, o todo a la vez.                                                                                  
Ahora, ya en pleno siglo veintiuno, los niños se disfrazan para seguir la costumbre anglosajona de pedir caramelos casa por casa, con el tradicional “truco o trato” y leo estupefacto en las noticias, que la iglesia, siempre dispuesta a adaptarse a las nuevas costumbres y violentada por el hecho de que los niños se corrompan, disfrazándose de seres que consideran paganos y perversos, trata de imponer la moda de vestirlos de sus santos, olvidando que todos los días del calendario, lo dedican a uno o a varios de ellos y que después de todo, se trata de venerar a los santos anónimos que fueron nuestros propios difuntos.                                                                                                    
Así la cultura va cambiando, readaptándose, absorbiendo, cosas de otras costumbres más lúgubres o divertidas, según se imponga, de adaptarse a los nuevos tiempos para no desaparecer con el transcurso de los años y de los siglos.                         
Personalmente, con tener un día más para dormir a mí ya me va bien.                                                                                                                                                              
Feliz Todos los santos, Halloween, Shamhain o lo que más os apetezca.

Jotacé.