sábado, 28 de mayo de 2011

ESTRATEGIAS PARA LA INVASIÓN


Tras visualizar todas las imágenes que le habían llegado de aquel planeta azul y ver como sus habitantes habían logrado rechazar otras invasiones, decidieron que la mejor forma de acabar con aquella infame raza humana, era lanzarles un virus que los convirtiera en zombis, alegando que eran las únicas invasiones a las que los humanos nunca sobrevivían y si lo hacían era siempre a duras penas.

Jotacé

LIBRO DE LA LEYENDA DE LAS SIETE MASCARAS (Anatole Baptiste)


Sinopsis.

La leyenda de las siete máscaras, novela fantástica. Periplo donde los protagonistas, personas de diferentes partes del mundo, de edades y pensamientos dispares, se unirán en un largo viaje por el paralelo de los sueños, en el cual, conocerán criaturas que los ayudarán en su camino, cuyo fin, será encontrarse a sí mismos, antes de enfrentarse con el mayor mal que ha acontecido sobre el universo.

Podeis obtener más información de este libro en la siguiente dirección:
http://anatolebaptista.blogspot.com

Y cliqueando en las portadas de los libros que hay en la columna lateral del blog, podreis obtener más información del libro que os interese, inclullendo este libro.

Un saludo a todos.

Jotacé.

(L.P. 1) EL ASESINO




Los días eran cada vez más cortos, la gente se retiraba antes a sus casas y aunque aquel era un barrio alejado del centro del casco urbano, múltiples adornos colgaban ya por encima de las calles, con sus luces todavía apagadas, pero evidenciando así la cercanía de las fiestas navideñas. Solo los escasos comercios del barrio iluminaban ya sus escaparates, tras las persianas ya cerradas a aquella hora de la noche, para recordar a los pocos transeúntes que pasaban por la calle, que debía ir pensando en realizar sus compras de navidad.
Vicente deambulaba en aquel destartalado coche sin un rumbo fijo y a una velocidad inferior a lo normal, razón por la cual, había sido ya adelantado por más de un vehiculo, la radio del coche tampoco funcionaba demasiado bien y desde luego no lograba acallar la voz de su padre.
- Que lo hicieras una vez, no significa que tengas suficientes huevos para volverlo a hacer. Además sabes que las otras veces, tuviste demasiada suerte, esta vez te pillan seguro.
- ¡¿Te quieres callar de una puñetera vez?!
- ¿O qué? No puedes hacerme nada, ya intentaste callarme una vez y no te sirvió de nada. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!... Eres patético.
Vicente frenó el coche de golpe y miró a su padre con los ojos inyectados en sangre. En el fondo sabía que tenía razón. La primera vez había tenido mucha suerte. Todo ocurrió de forma accidental y nadie sospechó nada. Desde entonces su padre siempre le decía que era demasiado cobarde para hacerlo una vez más, incitándolo a salir para realizar aquellas macabras cacerías.
En ese momento alguien golpeó en la ventanilla, haciéndolo pegar un brinco en el asiento. Bajó el cristal con la manecilla, el coche era tan viejo que ni siquiera tenía levaduras eléctricas. Al otro lado del cristal, un hombre de unos veinticinco años de edad ataviado con un chándal.
- ¿Se encuentra bien?
- ¡¿Y a ti que te importa?!- Le gruño antes de volver a subir el cristal.
- ¡Disculpe, solo quería ayudar!- Dijo el hombre antes de seguir su camino.
El chico se alejó a buen ritmo, siguiendo su camino. Unos metros más adelante, vio como se disponía a cruzar la calle.
- ¡¿A que esperas, esta es la tuya?!- Dijo el padre de Vicente. Vicente apretó el acelerador, el hombre, intentó cruzar lo más rápido que pudo sin dar crédito a lo que estaba pasando, pero Vicente fue directo hacia el, sin darle ninguna oportunidad. El cuerpo pasó por encima del coche, abollándolo y Vicente que había apagado las luces de los faros, dio media vuelta, utilizando el freno de mano y volvió a pasar por encima del cuerpo, tendido en la calzada antes de darse definitivamente a la fuga, acelerando todo lo que podía. Cuando los vecinos se asomaron a sus ventanas para ver que había ocurrido, ya era tarde y él ya estaba lejos. Sin testigos, una vez más, la suerte parecía estar de su lado.
Y su padre por fin parecía haberlo dejado tranquilo, pero aquello no duró mucho rato. Fue al meterse en el carril de incorporación a la autopista, que vio a lo lejos las luces de un control de la policía. Sabía que si seguía adelante, lo atraparían y allí no podía dar media vuelta, si lo hacía, sabía que también lo terminarían atrapando.
- ¡¿Qué piensas hacer ahora eh, hijo de la gran puta?!- Dijo su padre antes de estallar nuevamente en carcajadas.
Mientras pensaba que hacer, paró el coche en el arcén, apagando las luces y el motor, cogió un pañuelo y empezó a limpiar todo que había tocado con las manos lo más rápido que pudo. En esas vio como dos de los agentes empezaron a acercarse con sus linternas. Salió del coche, limpió la manecilla, ocultando su rostro tras la puerta la cual la dejó abierta. Los policías viendo lo que estaba apunto de hacer empezaron a correr. El padre de Vicente hacía rato que se había ido y el saltó por encima del quitamiedos de un brinco y salió también corriendo, campo a través, mientras los dos policías le iban a la zaga. Esta vez estaba perdido o eso creyó, hasta que en un momento dado, calló en el interior de una zanja oculta bajo unos matorrales, se clavo unas cuantas espinas por todo el cuerpo, pero el miedo lo paralizó por completo a pesar de su agitada respiración, los policías prácticamente pasaron por su lado, sin llegar a verlo, finalmente se dieron por vencidos y volvieron a su puesto. El padre de Vicente, pareció salir de la nada para ayudarlo a salir de su improvisado escondite.
-¿Y ahora que piensas hacer? Seguro que logran localizarte a través del coche.
- Hay tiempo, seguro que puedo arreglarlo antes de volver a casa.
Cuando llegó por fin a su casa eran casi las doce del medio día, había sido una noche muy larga y ni siquiera tenía fuerzas para curar sus heridas.
J.C.

miércoles, 25 de mayo de 2011

UNA PUERTA Y SUS REMIENDOS (Susana Delgado Franco)


Son poesías y pequeñas historias de mi vida.
poesías del corazón ,el corazón es la puerta y los remiendos son los golpes que teda la vida.
Remiendos que le hacemos al corazón.

lunes, 23 de mayo de 2011

RAP, TOMA LA CALLE (OFFICIAL)

REVOLUCUÓN PACÍFICA


Soy uno de tantos mil indecisos de este país, donde trabajo estoy en una situación de “ERE”, trabajando solo cuatro horas, por que la empresa en la que trabajo les imposible en este momento pagar la jornada completa.
La situación es muy complicada, tanto para mí, como para la mayor parte de la gente que conozco. Por esa razón, cuando en los madiós de comunicación empezaron a salir, las acampadas de la puerta del sol, (a pesar de que no le dieran demasiada importancia), yo si que empecé a seguirlo, con una cierta envidia. Pronto las acampadas empezaron a sucederse por las principales del país, e incluso de más allá de nuestras fronteras y eso a pesar de que nuestros políticos la han considerado de ilegal e intentaron disolverla antes de que fuera a más, evidentemente lo único que consiguieron fue, que la gente se levantara todavía más. Incluso yo mismo, con lo apocado que he sido siempre me decidí a ir a Barcelona, a Plaza Cataluña ese mismo el sábado por la tarde, con la intención de ver con mis propios ojos lo que estaba ocurriendo.
En principio un amigo iba a acompañarme, pero al parecer le surgieron otros planes, e de reconocer, que ni yo ni mis amigos hemos tenido nunca demasiado espíritu de rebelión, yo estuve a punto de quedarme en casa o de quedar en casa de mis amigos para tomar algo y retirarme. Pero al final me decidí, cené temprano y cogí el tren. Ya en la estación, vi algunos chicos que subían al tren con sus mochilas, esterillas y sacos de dormir, decididos a pasar la noche en Pl. Cataluña.
Llegué sobre las ocho de la tarde y sabiendo que aquello duraría toda la noche, fue para mi inevitable meterme en el interior del FNAC, para darme un vuelta, incluso desde allí dentro se escuchaba si prestabas atención al sonido de la manifestación.
Cuando entre en la plaza, estaba abarrotada de gente y aunque la mayoría era gente bastante joven, había de todas las edades. Todos intentando hacer el mayor ruido posible, ya fuera con cacerolas, cubiertos, o con latas de cerveza vacías de esas que venden los vendedores ambulantes, aunque la cosa estaba a años luz de parecerse a un botellón, como muchos locutores y presentadores de medíos de derechas habían querido mostrar. Los letreros y eslóganes eran muy variopintos: “No hay pan para tanto chorizo”, “banqueros al banquillo”, “banquero págate tu crisis”. Se abucheaba a cualquiera que quisiera hacer propaganda política de algún signo, y se enarbolaban todo tipo de consignas. En un momento dado toda la atención de la gente se dirigió a una pancarta gigante que hacía propaganda de un coche en uno de los edificios. De alguna manera, se habían colgado del edificio para cambiar algunas letras del eslogan y convertirlo en una pancarta más. Ojala hubiera podido hacer fotos o recordara lo que decía el nuevo eslogan. Después de más de una hora, decidí acercarme a uno de los tenderetes de la organización, para saber más del movimiento, pero en ese momento, la gente de la organización habló por megafonía, llamando a la gente para sentarse. Al parecer todo el que quisiera podía apuntarse para hablar, expresar sus ideas, sus experiencias y dejar algo de si mismos allí. Aunque a muchos se nos escapó algún que otro aplauso, estos en principio no estaban permitidos y la forma de aplaudir los discursos de la gente, era agitando las manos. A veces, cuando algunos de los que hablaban se enrollaban demasiado, alzaban los puños, girándolos y otras veces se cruzaban los puños cuando el que hablaba se iba al territorio de la política o el discurso era demasiado exaltado.
De lo mucho que se dijo allí, hubo varias cosas que hizo “aplaudir” a la gente con especial entusiasmo. Una de esas veces fue un chico que decía venir de Madrid, de Sol y dijo que allí se nos quiere y se nos apoya. Otra mención, la hizo uno de los chicos del comité, había recibido un mensaje de Sol. “Ya no es la puerta del sol, es la ciudad entera” dijo.
Pero lo que hizo a la gente levantarse y aplaudir con auténticos aplausos, fue cuando la que habló fue una niña.
Lo que más me admiró, es que por una vez, no había ninguna cara conocida que diera la cara por la gente, era la propia gente anónima, de la calle, la que hablaba. Gritando a los políticos, banqueros y poderosos, que somos algo más que votos, cifras o estadísticas y que queremos que se nos oiga y no solo en las urnas, cuando hay que votar cada X tiempo, que ellos son los que tienen que trabajar para nosotros y no al revés, en definitiva, que no queremos ser gobernados por marionetas de un sistema que nos tiene hastiados.
Antes de terminar este escrito, quiero formular una pregunta, para esos lumbreras, que después de habernos dejado sin trabajo, todavía se atreven a salir por la televisión y de decir que para terminar con la crisis hay que trabajar más. Mi pregunta es. ¿Dónde? No os voy a engañar, siempre he sido bastante escéptico, pero espero que todo esto no termine con las elecciones, por que es lo que piensan, todos esos que creen estar por encima de nosotros. Y tengo la esperanza de que de aquí salga algo bueno.

Jotacé

sábado, 21 de mayo de 2011

YO TAMBIÉN QUIERO UNA ALTERNATIVA CREIBLE.


siempre me ha arecido muy paradógico, que los mismos que nos han llevado ha esta situación y que cierran empresas para llevarselas a otros paises con mano de obra más barata, o simplemente por que lo único que buscan es llenarse los bolsillos a nuestra costa, sean los mismos que dicen que para salir de la crisis hay que trabajar más por menos.
Da que pensar.
Y lo peor es cuando llegan unas elecciones y tienes la sensación de que votes a quien votes, todo va seguir igual...
Hoy no voy a publicar relato, eso siempre lo hago los lunes.
Esta tarde probablemente estaré en Plaza Cataluña y mañana todavía no se a quién votaré.
Suerte a todos...

lunes, 16 de mayo de 2011

viernes, 13 de mayo de 2011

OFERTA DE EMPLEO


Se busca a persona con dotes adivinatorias, para acertar el número de la primitiva. No valen ni premios menores ni el dinero vuelto, solo se pagará al adivino por el premio gordo y una vez se haya cobrado. Interesados, pónganse en contacto a través de mi número de móvil, el cual me abstengo de poner en este anuncio ya que si es capaz de adivinar el número de la primitiva, dudo, tenga problema en encontrar mi número de teléfono.

Jotacé.

sábado, 7 de mayo de 2011

ZARZAMORA (Lorenzo Garrido)


El pueblo entero de Zarzamora será protagonista de esta historia, en la que el cura Rufino Cazapulgas se empeña en cortar el pino parasol que hay en la plaza, junto a la iglesia; pero no parece que los vecinos estén conformes con la idea. Y esto acarrea algún que otro follón de bastante enjundia.

LA CONCIENCIA DEL DOCTOR PERVERSO


La atractiva reportera Laura Lirón, era la única periodista que había tenido algún tipo de relación con el superheroe llamado Mr. Virtud. Razón por la cual, el Dc. Perverso la había echo secuestrar por sus sicarios, los cuales la tenían atada sobre un bidón de acido. Sabía que Mr. Virtud no podría resistirse a rescatarla. Pero él que había mejorado su formula y esta vez lo estaría esperando en igualdad de condiciones.
Los sicarios del Dc. Perverso, azuzaron con largas y puntiagudas pértigas a la atractiva periodista para que pidiera ayuda, tal y como les había ordenado su jefe, el cual aparecería con poderes todavía más sorprendentes que los del héroe. Pero quién se presentó, por suerte para Laura, fue Mr Virtud, ni rastro del pérfido doctor mientras el héroe les daba su merecido a los esbirros, liberaba a Laura y le daba las pruebas de todas las maldades cometidas por el Doctor.
Cuando el Dc. Perverso despertó y se encontró con la policía y las pruebas contra él, empezó a atar cabos. “Bien, con no volver a tomarme la fórmula ya habré terminado con Mr Perverso. Ahora solo falta un plan para la fuga.” Pensaba mientras era conducido ante la justicia.

EPILOGO
Dos semanas más tarde, mientras las noticias anunciaban el comienzo de una invasión alienígena, el Dc Perverso, desapareció de la prisión después de que le diera un ataque epiléptico.

Continuará… J.C.

lunes, 2 de mayo de 2011

RELATOS DE AMOR Y DE MUERTE (Oscura Forastera)


IDIOMA: Español
Narrativa: Romántica
Fany, cansada de escribir relatos de amor, decide escribir pequeños relatos de asesinatos, poniendo así su vida en peligro.