sábado, 28 de febrero de 2015

(D.F. 37) UNA DIFÍCIL DECISIÓN


Cesar fue el primero en levantarse y se puso a explorar el refugio, formado por los pasillos subterráneos aislados y readaptados del viejo alcantarillado. Durante su exploración se encontró con Adrián, empezando sus tareas diarias y se ofreció a guiarlo a cambio de ayuda. 
 Tres grandes generadores aportaban energía a las distintas secciones del refugio, aunque disponían de otros tres para casos de emergencia. 
 Aparte de las tres salas donde habían estado; había otro dormitorio, con una inmensa cama donde María seguía durmiendo y que disponía de un gran armario con toda clase de ropa, también al igual que el dormitorio donde ellos descansaron había un lavabo donde asearse. En otra sala-pasillo había una pequeña cocina, seguida de una inmensa despensa con provisiones para varias generaciones, dividida en secciones, una para la comida fresca, otra para las conservas y una tercera que servía de bodega. En otros dos pasillos había un inmenso huerto, iluminado por reflectores especiales que imitaban la luz del sol y donde incluso se podían encontrar algunos pequeños árboles frutales, que proveían al refugio tanto de fruta y verduras frescas, como de purificador natural de aire. Otros dos grandes pasillos servían de granja y se podían encontrar algunos animales de corral, una familia de cabras que proveían de leche y según como se terciara todo de carne fresca, también había pollos, gallinas y algún que otro cerdo, aunque Adrián le dijo que antaño hubieron más. También había otras dos entradas con varias salidas al exterior como aquella por que habían accedido, con pantallas de televisión por las que se veían las diversas salidas, una de ellas daba a una sección totalmente inundada que llegaba directamente al río y donde podían verse un par de embarcaciones. Durante la visita, Cesar le contó a Adrián, como encontraron en el transcurso de una expedición anterior a Arturo, su compañero perdido, de cómo este les había hablado de una compañera abandonada en el refugio del que venía y de la misión de rescate que les llevó allí. 
 Al terminar, tanto María como los expedicionarios ya se habían levantado, Julia y Casandra, ya le habían contado todo lo concerniente a aquella misión de rescate.
 Tras el desayuno, María llevo a su hijo a un lugar apartado, tenía que discutir algo importante con él. Roma que acompañó a su hija al baño, sin querer escucho la conversación entre la anciana y su hijo. Su hija quiso decirle algo, pero ella la hizo callar poniéndose el índice en el labio. 
 ─ Debes ayudarlos a encontrar a esos supervivientes, acompañarlos a su ciudad y una vez allí…
 ─ ¿Sí? 
 ─ No vuelvas ─ dijo la mujer con voz ronca y lágrimas en los ojos.
 ─ ¡¿Qué?! ─ preguntó Adrián incrédulo cogiendo a su madre por los hombros.
 ─ Ya me has oído… ─ la anciana carraspeó ─ A mí ya no me queda mucho tiempo de vida y aquí, no hay futuro para ti. Además he visto como mirabas a esa chica y ella a ti ─ concluyó María con una sonrisa en los labios y acariciando el rostro de su hijo.
 ─ Aún así… No puedo dejarte aquí sola. Yo… lo siento pero no puedo. No me pidas eso, por favor.
 ─ No tiene por que estar sola ─ les interrumpió Roma ─ Yo y mi hija cuidaremos de tu madre. 
 María y Adrián miraron sorprendidos a la mujer mutante.
 ─ Pero… ¡Todo esto es una locura! ─ consiguió decir por fin Adrián En ese momento entraron Cesar y las dos mujeres intrigados por la tardanza del resto.
 ─ ¿Qué es lo que ocurre? ─ preguntó Julia.

 Jotacé.

5 comentarios:

  1. y resultó que Roma parece ser una buena mujer, que no sólo cuida a su hija, sino a los demás.

    ResponderEliminar
  2. La historia no está terminada y estoy tentado a que los traicione je je je, ya veremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos el autor, pero como lector prefiriría que no.
      Parece encontrarse más a gusto que con los sobrevivientes utopicos que con los demás mutantes. Que la comunidad las acepte a ella y a la hija podría ser un rasgo más de lo ideal de la sociedad.

      Adrián podría tener cierto resentimiento, siendo más propicio para ser un traidor. Podría tener un trato con los que cazan mutantes.

      Eliminar
  3. No, a esos me los reservo para otra entrega, pero ya veremos.

    ResponderEliminar