lunes, 24 de marzo de 2014

(H.C. 43) A LAS PUERTAS DE LA MURALLA

Sigilosamente Norma se acercó al carromato donde se metieron Hugo y su compañero. Con la muerte de Hugo cumpliría su misión y de paso se vengaría de la traición de la que fue objeto por el piloto espacial, sacó su puñal y entró en el interior del carro, sería rápida y mortal degollándolos como a cerdos para escabullirse en la noche, alzó su cuchillo y cuando estaba apunto de asestar la puñalada mortal uno de los hombres se incorporó como el rayo y la inmovilizó, apretándole la muñeca asta que tiró su arma. Los guardias nativos corrieron a ver lo ocurrido, alertados por los gritos y forcejeos de la contrabandista, también Hugo se incorporó para ver a su atacante.                              
- ¡Norma! ¡Eras tú la que pilotabas la nave que derribe ayer!                                
- ¡Sí yo! ¡Sucio traidor! ¡Soltadme! ¡Nunca conseguiréis vuestro propósito!                                                                                                                                       
- Eso no lo sabes- dijo Robert todabí inmovilizándola.                                               
- Norma, yo no te traicione, en realidad fuisteis vosotros mismos los que me empujasteis a esa misión de espionaje.                                                                                 
- ¡Tú y yo… éramos algo más que simples compañeros, llegaste a salvarnos la vida!               
- ¡Era supervivencia! Sabes que al venir aquí me condenaste a muerte… aunque no hubiera sido un espía tus jefes me habrían matado… estaban a punto de hacerlo cuando huí y tú lo sabías.                                                                                
- Eso no es cierto, tú pericia nos era útil, solo pretendían lavarte el cerebro y crearte un nuevo pasado que te vinculase con nosotros.                                           
- ¿Aunque eso fuera cierto, yo como podía saberlo? Además eso para mí es peor que la misma muerte.                                                                                          
- Si me lo hubieras dicho yo… yo… a lo mejor habría huido contigo- dijo Norma bajando la mirada.                                                                                                              
- Caray chico, no sé qué les das- Ironizó Robert soltando a la chica               
- Puede, pero no podía arriesgarme y tan poco podía poner tu vida en peligro- contestó Hugo a Norma.                                                                                             
La contrabandista se echó a los brazos del desconcertado Hugo.                                 
- ¿Confías en ella?- preguntó Robert                                                                              
- Pues… sí, supongo que sí.                                                                                             
Norma le dio un apasionado beso en los labios.                                                           
- Has tardado demasiado en contesta y yo no confío. Nos jugamos mucho en esto, pero ahora tampoco sabría qué hacer con ella, así que la mantendremos vigilada- dijo Robert en tono serio                                                                      
- Me parece justo- contesto la chica soltándose de los brazos de Hugo.                   
Poco después los tres humanos se fueron a dormir y antes del amanecer ya estaban nuevamente en marcha.                                                                                           
Durante los dos días siguientes, Hugo y Norma recordaron los viejos tiempos a bordo de la nave Tortuga sin que Robert le quitara ojo a la contrabandista. En el fondo Hugo tampoco sabía si fiarse de la chica y por otro lado siguía teniendo la esperanza de reencontrarse algún día con Marina, pero como en tiempos pasados debía seguirle el juego y así evitar que la lo echara todo a perder. Cuando la expedición llegó a las cercanías de la muralla que rodeaba la ciudad minera al pie de la montaña, la expedición salió del camino demasiado frecuentado por tropas y campesinos; al resguardo de miradas indiscretas esperaron la señal de las tropas rebeldes, el grupo llegó a ellos pasado el mediodía; en el interior del carromato Robert ató y amordazó a Norma que por un momento creyó ganarse la confianza de los rebeldes.                                 
- No te lo tomes así- le dijo Hugo- si nos descubren podrás decir que te hicimos prisionera sin correr ningún peligro- dijo Hugo quitándole la mordaza                      
- Ya y de paso no corréis el riesgo de que os pueda delatar ¿Verdad?- contestó ella.                                                                                                                                        
- Chica lista- Ironizó Robert.                                                                      
Cuando Hugo intentó besarla, ella le mordió el labio, él se limpió la sangre y le volvió a poner la mordaza, luego los tres humanos se escondieron en el doble fondo del carromato.           
A una señal de sus líderes, el ejército de rebeldes se reagrupó saliendo de los distintos sitios en los que permanecían ocultos y los que llevaban el distintivo de aquel imperio lo cambiaron por el rebelde, tan solo la pequeña expedición que pretendía penetrar en las murallas siguió con sus distintivos imperiales, estos salieron del bosque a toda velocidad siempre perseguidos por los rebeldes que les disparaban con demasiada mala puntería, aun así varios soldados cayeron de sus monturas y quedaron aparentemente inertes en el suelo, nadie saldría de la seguridad de las murallas para ver si estaban realmente muertos, heridos o simplemente fingían; las puertas de las murallas se abrieron levemente para dejar entrar al convoy y cerrar enseguida las murallas. Alertados por los por los aldeanos los pilotos sacaron tres de sus cazas escondidos en las cuevas hangares de la montaña y los lanzaron contra los rebeldes para disuadirlos del error que suponía aquel ataque; días antes instruidos por la capitana Yumi Otomo, algunos rebeldes consiguieron desmontar los cañones laser del caza que derribó Hugo, les enseñó a montarlos y su funcionamiento, así que cuando uno de aquellos confiados cazas se acercó lo suficiente al grueso de las tropas, recibió un disparo certero de aquel arma, el truco solo funcionó una vez, los otros dos cazas a pesar de la sorpresa inicial se apresuraron en poner los escudos antes de reanudar el contraataque, pero los nativos rebeldes animados por aquella inesperada victoria contra uno de aquellos terribles dragones voladores, siguieron adelante en el ataque. 
En el interior de las murallas, los miembros del convoy eran atendidos por los aldeanos, el carromato con los esclavos llevado al lugar que correspondía, sin que nadie se percatara de las armas que escondían en el interior de sus harapos y Remcho como mando superior del convoy fue llevado ante sus supuestos superiores para informar de la situación.            
En cuanto los rebeldes estuvieron lo suficientemente cerca de las murallas, los pilotos de los cazas cesaron el ataque y los rebeldes aprovecharon para reagruparse y ver las nuevas estrategias a seguir, aquella noche sería larga muy larga.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        
Jotacé      

3 comentarios:

  1. Muy interesante. Me ha gustado mucho,

    Un saludo !

    ResponderEliminar
  2. ¿Hay un potencial triangulo?
    Sería bastante conflictivo con esas chicas, tan aguerridas.

    ResponderEliminar