miércoles, 27 de abril de 2011

DESIDIA



Es domingo y no hay nada que hacer, ni ganas de hacer nada. La desidia y el aburrimiento lo invaden todo. Treinta y tantos canales en la televisión y no dan nada bueno, y simple hecho de coger un libro para leer ya supone un esfuerzo demasiado grande. Con la vista fija en la pared, soy capaz de ver rostros y figuras de animales u objetos en el estocado. A través de la ventana se escucha el griterío de los niños jugando en la calle. Una chica pasea a su perro, otro señor regresa a su casa con el periódico y el pan. Poco a poco voy dejando pasar las horas, con la esperanza de que el domingo termine rápido y es que, arenque nunca me han gustado los lunes, los domingos siempre me han parecido un tanto agobiantes y deprimentes.

J.C.

2 comentarios:

  1. Menos mal que los domingos, nunca están contados.

    ResponderEliminar
  2. Te digo porque es eso: pues porque no sales ;)

    ResponderEliminar